Thursday, October 9, 2014

Relamente Hay Vida Despues De La MUERTE, Estudio Dise Que Si,

Estudio científico arroja pruebas de la vida después de la muerte
 
En dicho estudio encontraron que casi el 40% de las personas que sobrevivieron describieron algún tipo de conciencia durante el tiempo en que estuvieron clínicamente muertos, antes de que sus corazones fueran “revividos”.
Londres, Inglaterra.-

 
 
Un estudio médico realizado sobre experiencias cercanas a la muerte, en el cual participaron diversos científicos, ha arrojado algunos indicios sobre un cierto tipo de conciencia que continúa luego de que el cerebro se apaga completamente, por lo que se cree haber encontrado lo que hay más allá de la luz al final del túnel: vida después de la muerte.

 
 
Dicho estudio médico es el más grande jamás realizado sobre el tema de la vida después de la muerte, mismo que siempre ha estado marcado por el escepticismo científico.
De acuerdo con una nota del diario The Telegraph, un grupo de científicos de la Universidad de Southampton pasaron más de cuatro años examinando a más de dos mil personas que sufrieron ataques cardiacos en 15 hospitales en el Reino Unido, Estados Unidos y Austria.

 
 
En dicho estudio encontraron que casi el 40% de las personas que sobrevivieron describieron algún tipo de conciencia durante el tiempo en que estuvieron clínicamente muertos, antes de que sus corazones fueran “revividos”.
Los científicos citaron el caso de un hombre que se vio así mismo dejando su cuerpo y observando en una esquina de la habitación cómo los doctores lo regresaban a la vida.
A pesar de estar "muerto" por tres minutos, el hombre de 57 años relató fielmente las acciones que siguieron los doctores y enfermeras, además de describir el sonido de las máquinas que lo rodeaban.

 
 
“Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón se ha detenido", afirma el doctor Sam Parnia, un exinvestigador de la Universidad de Southampton y quien ahora trabaja en la Universidad Estatal de Nueva York, y quien fue la persona encargada de dirigir dicho estudio.

 
 
“Pero en este caso, la conciencia al parecer continuó por tres minutos luego del inicio del periodo en el que el corazón no estaba latiendo, inclusive después de que el cerebro típicamente se apaga entre 20 y 30 segundos luego de que el corazón ha dejado de latir", afirmó el científico.
Para dicho estudio se analizaron dos mil 60 casos de ataques, de los cuales 330 sobrevivieron y 140 afirman haber experimentado “algo” antes de ser resucitados.

 
 
Uno de cada cinco pacientes sintió una inusual sensación de paz, mientras que casi un tercio afirmó que percibió que el tiempo comenzó a pasar más lentamente.
Algunos afirman haber visto una luz brillante, un resplandor dorado o el sol brillar. Otros sintieron miedo o sintieron que se ahogaban o que eran arrastrados hacia aguas profundas. El 13% sintió que se separó de su cuerpo.

 
 
Este estudio fue publicado en la revista médica Resuscitation.
Con información de Excélsior.

Tuesday, September 9, 2014

¡No Caigamos En La Trampa De La Autocompasión!




El continuo rumiar y el circunloquio de pensamientos autocompasivos conduce a consecuencias desastrosas

Los directores espirituales, los psicólogos, los psiquiatras, los amigos, las personas que han ganado la confianza de otras, están acostumbradas a escuchar una sentencia enunciada de infinitas de maneras: ¡No valgo! ¡Nada me sale bien! ¡Pobre de mí! Estas proclamas catastrofistas constituyen la “trampa de la autocompasión”.

Las personas dedicadas a la ayuda y al consejo aprenden a “desarmar” semejantes pensamientos. Partiendo desde una perspectiva espiritual, ¿acaso el valor personal no se enraíza en el amor que Dios tiene por cada uno de nosotros, con nombre y apellido, y que se ha manifestado en el sacrificio de su Hijo? Por otro lado, confrontando la realidad, el consabido “no valgo” difícilmente resiste un adecuado cuestionamiento.

El problema está quizá en dimensiones más profundas, y a la vez, cotidianas. Para enumerar algunas, el desconocimiento personal y los hábitos de pensamiento. Es necesario introducir otra consideración: el contenido que le otorgamos a la palabra “valor”. Lo que entiendo por ello es muy importante. Asimismo necesito preguntarme sobre qué base, qué patrones o modelos juzgo si valgo o no.

Es válido afirmar que difícilmente nos escaparemos de los hábitos mentales autocompasivos. Nos veremos asaltados por ellos, posiblemente, en circunstancias de aflicción. Cuando las cosas están serenas, comprendemos que aquellas cavilaciones no conducen a ningún lugar, salvo al abatimiento. Sabemos que es necesario mostrar firmeza con los abismos mentales, destructivos y catastrofistas. Pero, en momentos de fragilidad, y, especialmente, cuando está extendido el hábito de la autocompasión, estas maneras de pensar brotarán, requiriendo una respuesta de nuestra parte.

Durante la reciente canonización del Papa Juan XXIII recordaba la providencial pero difícil trayectoria que le acercó al Pontificado. Nombrado Nuncio, pasó 20 años destacado a dos destinos remotos, considerados superficialmente de “limitada importancia”: Bulgaria y Turquía. La tentación hubiese sido pensar que “se le tenía en menos”. Pero no fue así. Relata Angelo Giuseppe Roncalli en sus memorias que aquellos años fueron fundamentales para su aprendizaje pastoral y diplomático, adquiriendo una cosmovisión sobre las relaciones con las Iglesias Orientales y el diálogo interreligioso. Ideas que se plasmarían, más tarde, en la preparación del Concilio Vaticano II.

La “trampa” de la autocompasión

El psicólogo Jay Adams prevenía que el continuo rumiar y el circunloquio de pensamientos autocompasivos conduce a consecuencias desastrosas: «La autocompasión es pensar sin acción. Es hablar con uno mismo sin considerar las soluciones de Dios. Sólo puede producir efectos perniciosos. Cuando uno cavila sobre problemas pasados, permite que lo que ya no tuviera existencia, excepto en la mente, le haga desgraciado. Los problemas pasados no tienen este poder. Lo que hace uno sobre ellos es lo que determina el traerlos al presente. Cuando lo que uno hace es cavilar y compadecerse, está haciéndose a sí mismo desgraciado, creando su propio malestar

1- La autocompasión puede constituirse en un hábito mental que no responde a la realidad. Una especie de “piedra de molino” atada al cuello que perturba la vida. Aquellos hábitos se acrecientan cuando se cede en materias que podrían “no ser”.

Los hábitos, incluidos los de pensamiento, son el producto de las costumbres acondicionadas a nuestro entorno. Nunca podremos dejar de valorar la importancia de los hábitos cuando están correctamente educados y encausados. El Cardenal Tomás Spidlik afirmaba que «la vida adquiere estabilidad por los hábitos que se convierten como una segunda naturaleza



2- Algo que se descubre tempranamente es el costo de desterrar un mal hábito. Alguien afirmaba que el mejor método era semejante al empleado para extraer un clavo: introduciendo otro por el lado contrario. Se trata de practicar buenos hábitos, evangélicos, para desplazar a los nocivos. A este orden pertenecen también las formas de pensar. Con la ayuda de Dios, los hábitos forjan el carácter y dan soltura en las prácticas del bien. «El hombre virtuoso es siempre feliz al practicarlas

3- De lo contrario, si asumimos normas erradas o complacientes, sobreviene el fracaso y la frustración.

En cierta forma la autocompasión es una respuesta condicionada, una manera de pensar que puede ser “desarmada” mediante el despojamiento de hábitos de pensamiento que están en desacuerdo con la verdad, que es la adecuación a la realidad.

La autocompasión suele ser, por otra parte, una manifestación de orgullo. Por ejemplo, podemos pensar: “Me encuentro frustrado porque ansío que las cosas siempre me salgan bien o resulten a mi antojo”. Aquello no suele ocurrir. Existen situaciones que deseamos, pero que no son necesariamente las mejores. «Todos los argumentos de la razón son contrarios», explicaba Spidlik. «Entonces, se intenta justificar dicha acción con otras cosas, por ejemplo, con un texto de la Sagrada Escritura, que lo interpretamos de manera tal que nuestro pensamiento parezca recto

4- San Doroteo de Gaza señalaba que difícilmente se podrá ayudar a quien está tercamente aferrado a sus propias ideas, a su voluntad caprichosa. Doroteo explicaba que el proceso del desorden viene de formas de pensar que suscitan una viva atención. En circunstancias correctas y prudentes existen instancias de discernimiento: la perspicacia espiritual, o la escucha al padre espiritual, por ejemplo. Pero quien está aferrado a su voluntad, trata de justificarse. Sobreviene entonces la obstinación. Entre los argumentos más recurrentes: “es justo”; “tengo derecho”; “me lo he ganado”. En lenguaje corriente, se trata de testarudez y terquedad.

La humildad, primer paso para salir de la autocompasión

¿Cómo quebrar el ciclo obstinado? Primeramente, movilizándonos fuera de la autocompasión, y avanzando hacia el auténtico conocimiento personal. Susan Annette Muto consideraba la humildad como el primer ingrediente del reconocimiento caritativo de las propias limitaciones

5- Muto destacaba el significado que Santa Teresa de Jesús atribuyó a la humildad, como andar en verdad, reflejando auténticamente quiénes somos. La mística carmelita recomendaba meditar en nuestra unión con Jesucristo quien, a pesar de conocer nuestras miserias y pecados, nos ama, nos dignifica y salva. Las voces de la autocompasión, por el contrario, nos conducen a tener lástima de nosotros mismos.

Los afligidos tienen siempre a mano una colección de excusas y racionalizaciones para justificar el complejo de “víctimas”. Una típica actitud, por ejemplo, es “echarle la culpa” de nuestros problemas a los demás, o a las circunstancias. También solemos fijarnos en nuestras características negativas. Por el contrario, es común que pasemos por alto las buenas cualidades, fijándonos exclusivamente en nuestras características negativas. Toda persona tiene valores, capacidades y recursos, pero se hace necesario edificarlos de manera realista.

Otro psicólogo, en este caso Charles Kemp, considera que mucha gente no es realista, poseyendo por lo general ideas falsas sobre sí mismas: «Algunos se comparan con otros y resultan perdiendo. También necesitan preguntarse si es una equivocada humildad la que hace que no se valoren. Algunos creen erróneamente que si se les aprueba son unos vanidosos. Ser humildes no quiere decir que tengamos que negar nuestros puntos fuertes, o despreciarnos. Significa que conocemos nuestras limitaciones



6- Con su acostumbrada clarividencia, el pensador inglés G.K. Chesterton escribió: «Somos demasiado orgullosos para sobresalir». Empleando alguna ironía Chesterton se refería a la «soberbia de la timidez», cuyo peor vicio son los respetos humanos. Una persona que esconde su timidez tras la falsa modestia es en esencia egocéntrica. Habitualmente tiene una gran preocupación por la opinión de los demás, y un gran temor a ser considerado como un fracasado. Se paraliza ante una acción buena y necesaria por el miedo a quedar mal, especialmente si falla en su realización. Son los típicos intérpretes después del acontecimiento: “Yo lo hubiese hecho mucho mejor”.

Está el caso de un joven intelectual, toda una promesa en su ramo. Lamentablemente solía caer presa de la autocompasión y de aquella «soberbia de timidez», buscando justificar su pereza y temor de no cumplir con sus expectativas perfeccionistas. Estos pensamientos minaban sus motivaciones para entregarse al trabajo.

Tras años de reproches por haber abandonado libros proyectados y artículos comprometidos, se estrelló, cara a cara, con la verdad. Había desperdiciado un enorme caudal de talento creativo, echándole la culpa a las circunstancias, a los estados de ánimo, o a sus colegas, según su opinión, poco comprensivos, cuando en realidad quien era responsable era él mismo. Nunca se enfrentó seriamente con sus responsabilidades. Se concentró tanto tiempo en pensamientos autocompasivos y en sentir lástima de sí mismo, que no le quedó espacio mental ni inspiración emocional para dar rienda suelta a su capacidad creativa.

Como tantas personas, este talento frustrado creía firmemente que un cambio de circunstancias señalaría el inicio de la recuperación de su estado afligido. El problema estaba en que la transformación de las circunstancias se muestra incapaz de modificar necesariamente los esquemas de pensamiento. En la medida en que las creencias antievangélicas prevalezcan, se afincará el abatimiento.

San Pablo llamaba a ser implacables en la lucha contra el derrotismo: «Por lo tanto no nos rendimos; más bien, aunque el hombre que somos exteriormente se vaya desgastando, ciertamente el hombre que somos interiormente va renovándose de día en día. Porque aunque la tribulación es momentánea y liviana, obra para nosotros una gloria que es de más y más sobrepujante peso y es eterna; mientras tenemos los ojos fijos, no en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas» (2Cor 4, 16-18).

Cuando el Santo Juan Pablo II visitó España en el mes de mayo del año 2003, se reunieron innumerables jóvenes para celebrar una vigilia en Cuatro Vientos. Uno de los testimonios que se dejaron escuchar aquella noche pertenecía a Lourdes Cuní, una muchacha que sufría de parálisis múltiple:

«Soy Lourdes, disminuida física. No puedo hablar y tampoco puedo andar; por ello debo utilizar una silla de ruedas. Durante mucho tiempo he vivido angustiada. A menudo me he preguntado cuál era el sentido de mi vida y por qué me ha pasado esto a mí. Esta pregunta ha sido constante y la prueba ha sido dura. Durante años la única respuesta ha sido descubrir cada mañana que estaba siempre en el mismo sitio: atada a una silla de ruedas. A veces he sentido que me habían arrancado la esperanza. Me sentía como si llevara una cruz, pero sin el aliento de la fe. Un día descubrí a Jesucristo y cambió mi vida. El Señor con su gracia me ayudó a recobrar la esperanza y a caminar hacia delante. Ahora, cuando veo a otros jóvenes enfermos al lado mío, pienso que mi cruz es muy pequeña comparada con la de ellos, y me gustaría mostrarles cómo yo encontré al Señor para transformar su dolor en un camino de esperanza, de vida y de santidad. Sé que mi silla de ruedas es como un altar en el que, además de santificarme, estoy ofreciendo mi dolor y mis limitaciones por la Iglesia, por Vuestra Santidad, por los jóvenes y por la salvación del mundo».

Nuestras cruces y sufrimientos son, quizá, menos graves que los de estas personas. Testimonios como el de Lourdes constituyen un aliento para no dejarnos vencer. En el misterio de la Cruz, del abatimiento y del dolor cotidiano, se esconde también el secreto de la alegría.


aleteida.com Por: Alfredo Garland Barrón. Artículo originalmente publicado por Centro de Estudios Católicos

Wednesday, August 6, 2014

¿Por qué es mejor esperar? 10 razones de peso para vivir la pureza y la castidad


 

 

ADVERTISEMENT
La pureza y la castidad parecieran ser virtudes pasadas de moda. La crisis de valores ha hecho que muchos jóvenes vean el sexo como centro del noviazgo. A los hombres se les considera “ganadores” y a las mujeres “experimentadas”, mientras que al que se conserva en castidad se le toma como un mojigato, incapaz sexual o reprimido por la Iglesia. Sin embargo, la realidad es totalmente contraria. Conozcamos 10 razones para promover entre nuestros jóvenes la abstinencia sexual.
 
1. Ayuda a tener una buena comunicación en el noviazgo.
Cuando una pareja de novios vive la abstinencia sexual, su comunicación es buena porque no se centran solamente en el placer, sino en la alegría de compartir puntos de vista y vivencias; además, sus conversaciones son más profundas. Por el contrario, la intimidad física es una forma fácil de relacionarse, pero eclipsa otras formas de comunicación. Es un modo de evitar el trabajo que supone la verdadera intimidad emocional, como hablar de temas personales y profundos y trabajar en las diferencias básicas que hay entre ambos.

2. Crece el lado amistoso de tu relación. La cercanía física puede llevar a que los adolescentes piensen que están emocionalmente cercanos, cuando en realidad no lo están. Una relación romántica consiste esencialmente en cultivar una amistad, y no hay amistad sin conversación y sin compartir intereses. La conversación personal crea lazos de amistad, y ayuda a que uno descubra al otro, que conozca sus defectos y sus cualidades. Algunos jóvenes se dejan llevar por las pasiones y cuando se conocen en profundidad, se desencantan. Y no se conocieron porque no llegaron a ser amigos, sino “novios con derechos”.

3. Hay mejor relación con los padres de familia de ambos.
Cuando el hombre y la mujer se respetan mutuamente, maduran su cariño y mejoran la amistad con los padres de ambos. Generalmente, los padres de familia prefieren que sus hijos solteros vivan la continencia sexual, y se sienten preocupados si saben que están sexualmente activos sin ser casados. Cuando una pareja sabe que debe esconder sus relaciones sexuales, crece en ellos la culpa y el estrés. Los novios que deciden esperar se relacionan más cordialmente con los padres de familia propios y de la pareja.

4. Te sientes más libre para cuestionar si ese noviazgo te conviene.
Las relaciones sexuales tienen el poder de unir a dos personas con fuerza, y pueden prolongar una relación poco sana basada en la atracción física o en la necesidad de seguridad. Una persona se puede sentir “atrapada” en una relación de la cual quisiera salir pues en fondo no la desea, pero no encuentra la salida. Una persona que no tiene relaciones sexuales puede romper con mayor facilidad el vínculo afectivo que lo ata al otro, pues no ha habido una intimidad tan poderosa en el aspecto físico. Además, si llega a haber un embarazo, las personas no se sienten tan libres de decidir si se separan, se casan, se ponen a trabajar, etcétera.

5. Se fomenta la generosidad contra el egoísmo.
Las relaciones sexuales en el noviazgo invitan al egoísmo y a la propia satisfacción, inclinan a sentirse en competencia con otras personas que puede resultarle más atractivas a la propia pareja. Se fomenta la inseguridad y el egoísmo, ya que al empezar a entrar en intimidades la tendencia es pedir más y más.

6. Hay menos riesgo de abuso físico o verbal.
El sexo fuera del matrimonio se asocia a la violencia y a otras formas de abuso. Por ejemplo, se da más del doble de agresión física entre parejas que viven juntas sin compromiso, que entre las parejas casadas. Hay menos celos y menos egoísmo en las parejas de novios que deciden posponer las relaciones sexuales que en las que se dejan llevar por las pasiones.
 
7. Aumenta el repertorio de modos de mostrar afecto.
Los novios que vive la abstinencia encuentran detalles nuevos para mostrar afecto; cuenta con inventiva e ingenio para pasarla bien y demostrarse mutuamente su interés. La relación se fortalece y tienen más oportunidad de conocerse en cuanto a su carácter, hábitos y en el modo de mantener una relación.

8. Hay más posibilidades de triunfar en el matrimonio.
Las investigaciones han demostrado que las parejas que han cohabitado tienen más posibilidades de divorciarse que las que no han cohabitado.

9. Si decides “romper” esa relación, dolerá menos.
Los lazos que crea la actividad sexual por naturaleza, vinculan fuertemente, entonces, si hay una ruptura, se intensifica el dolor que produce la ruptura por los vínculos establecidos. Cuando no se han tenido relaciones íntimas, y deciden separarse, la separación es menos devastadora.

10. Te sentirás mejor como persona.
Los adolescentes sexualmente activos frecuentemente pierden autoestima y admiten vivir con culpas. Cuando deciden dejar de lado la intimidad física se sienten como nuevos y crecen como personas. Además, mejoran su potencial intelectual, artístico y social, al poner toda esa energía creativa en desarrollar sus talentos.

Fuente: Tad.org.mx Artículo publicado originalmente por Desde la Fe 
  

Thursday, July 10, 2014

El 90% de las Causas de la Halitosis Tienen su Origen en la Boca:



En un comunicado, el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Guanajuato informó que el mal aliento puede tener múltiples causas, como problemas respiratorios (sinusitis), digestivos (úlceras gástricas) y metabólicos (diabetes), entre otros, y el mal aliento se acentúa en las personas que consumen alcohol o fuman.


El 90 por ciento de las causas de la halitosis tienen su origen en la boca y el mal aliento está asociado con los cúmulos de bacterias en la parte posterior del dorso de la lengua, explicó el coordinador de estomatología del IMSS, Daniel Arciniega Jiménez.

En un comunicado, el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Guanajuato informó que el mal aliento puede tener múltiples causas, como problemas respiratorios (sinusitis), digestivos (úlceras gástricas) y metabólicos (diabetes), entre otros, y el mal aliento se acentúa en las personas que consumen alcohol o fuman.

Aseguró que la lengua está formada por papilas gustativas en las que hay pequeñas grietas en las que, si no tienen una adecuada higiene, se acumulan residuos de alimentos y bacterias que producen mal olor. La saburra ahí formada aumenta con el ayuno y con hábitos como dormir con la boca abierta.

Una correcta higiene bucal además del cepillado y cuidado de los dientes, debe incluir una constante y adecuada limpieza de la lengua, pues de lo contrario pueden crecer en ella cúmulos bacterianos que forman una capa blanca o amarillenta (saburra), la cual es causa de mal aliento (halitosis), señaló.

Para realizar una higiene bucal correcta, se debe realizar el cepillado de dientes después de cada comida. Dijo que el inicio de un cepillado correcto comienza con la utilización de un cepillo dental de mango recto y cabeza con cerdas suaves con puntas redondeadas, con la finalidad de no dañar la superficie dental ni la encía.

Indicó que el cepillado debe hacerse con suavidad, siempre en una misma dirección que es de la encía al diente; en el movimiento no debe presionarse con la fuerza del antebrazo, sino con la muñeca.

También se debe limpiar la lengua y la parte de atrás de los dientes siempre haciéndolo de adentro hacia fuera.

Para finalizar destacó que para cepillar las muelas se debe aplicar una técnica diferente: primero con un movimiento de adelante hacia atrás y posteriormente con movimientos circulares.

Fuente http://noticiasmvs.com


Tuesday, July 8, 2014

¿Qué Pasa Con Las Redes Sociales Cuando Morimos?

 Millones de personas tienen cuentas en las diferentes redes sociales que existen, pero ¿Qué pasa con esas cuentas cuando morimos?

Los familiares de una persona que ha fallecido pueden solicitar que se haga algo al respecto. Facebook, Twitter y Google ya han desarrollado políticas sobre este tema:

Facebook
Según su política de privacidad, el perfil se puede eliminar o convertir en una cuenta conmemorativa por petición de los familiares. En ambos casos se deberán facilitar documentos que determinen la relación con el difunto. En esta red social existe la posibilidad de configurar previamente quién será responsable de la cuenta en caso de fallecimiento.

También existen aplicaciones programada para actuar después de la muerte, como "If I Die" (si yo muero). Esta aplicación de Facebook permite al usuario dejar programado mensajes, video o fotos para que aparezcan después que se compruebe su muerte. El usuario se apunta y deja tres personas de confianza encargadas de verificar la muerte del usuario y activar así el contenido que éste haya dejado preparado.

Twitter

Si la cuenta de un usuario de Twitter se mantiene inactiva durante seis meses, esta caduca automáticamente. Sin embargo, existe la posibilidad de acceder y gestionar la cuenta de un difunto contactando con la red social y acreditando que se es familiar directo o representante legal del fallecido.

Entre otros documentos, Twitter solicita una declaración jurada que certifique la relación con el fallecido, así como una copia del certificado de defunción y del documento de identidad.

Google
En 2013, Google creó el servicio Gestor de Cuentas Inactivas, se trata de una solución para que los usuarios planeen qué quieren hacer con sus datos una vez que han muerto. Permite a los usuarios establecer un periodo tras el cual la compañía se encargará de notificar a contactos de confianza que ya no empleamos la cuenta, e incluso podrá borrarla tras ese periodo.

Instagram
Los familiares del usuario fallecido pueden solicitar por correo electrónico la eliminación del perfil. El servicio de soporte de Instagram se pone en ese momento en contacto con el solicitante para pedirle los datos y documentos necesarios para cerrar la cuenta.

Fuente Agencias

¿Qué Pasa Con Las Redes Sociales Cuando Morimos?

 Millones de personas tienen cuentas en las diferentes redes sociales que existen, pero ¿Qué pasa con esas cuentas cuando morimos?

Los familiares de una persona que ha fallecido pueden solicitar que se haga algo al respecto. Facebook, Twitter y Google ya han desarrollado políticas sobre este tema:

Facebook
Según su política de privacidad, el perfil se puede eliminar o convertir en una cuenta conmemorativa por petición de los familiares. En ambos casos se deberán facilitar documentos que determinen la relación con el difunto. En esta red social existe la posibilidad de configurar previamente quién será responsable de la cuenta en caso de fallecimiento.

También existen aplicaciones programada para actuar después de la muerte, como "If I Die" (si yo muero). Esta aplicación de Facebook permite al usuario dejar programado mensajes, video o fotos para que aparezcan después que se compruebe su muerte. El usuario se apunta y deja tres personas de confianza encargadas de verificar la muerte del usuario y activar así el contenido que éste haya dejado preparado.

Twitter

Si la cuenta de un usuario de Twitter se mantiene inactiva durante seis meses, esta caduca automáticamente. Sin embargo, existe la posibilidad de acceder y gestionar la cuenta de un difunto contactando con la red social y acreditando que se es familiar directo o representante legal del fallecido.

Entre otros documentos, Twitter solicita una declaración jurada que certifique la relación con el fallecido, así como una copia del certificado de defunción y del documento de identidad.

Google
En 2013, Google creó el servicio Gestor de Cuentas Inactivas, se trata de una solución para que los usuarios planeen qué quieren hacer con sus datos una vez que han muerto. Permite a los usuarios establecer un periodo tras el cual la compañía se encargará de notificar a contactos de confianza que ya no empleamos la cuenta, e incluso podrá borrarla tras ese periodo.

Instagram
Los familiares del usuario fallecido pueden solicitar por correo electrónico la eliminación del perfil. El servicio de soporte de Instagram se pone en ese momento en contacto con el solicitante para pedirle los datos y documentos necesarios para cerrar la cuenta.

Fuente Agencias

AMLO Invita a Partidos Politicos a Entregar el 50% de su Presupuesto a Vacuna Contra el Coronavirus

#AMLO invita a #PartidosPoliticos a entregar el 50% de su presupuesto a vacuna contra #Covid19 Durante su conferencia matutina d...